Sacando del armario las altas capacidades intelectuales

Desde la Redacción de PsyBlogogy es un orgullo y un placer presentar nuestra primera colaboración. Viene de una usuaria de Twitter   y nos cuenta su experiencia siendo madre de una niña con altas capacidades. Sin más les dejo que disfruten de la lectura:

Cuando me ofrecieron esta colaboración, lo primero que pensé después de dar el sí quiero fue en qué podía aportar yo en un blog de Psicología si ni soy psicóloga, ni tengo más conocimientos en este campo que los que puede uno adquirir leyendo libros o artículos. ¿Entonces qué hago yo aquí? Pues lo primero que voy a hacer es presentarme.

Hola, me llamo Susana y hace seis años la psicóloga del colegio de mi hija nos dijo que nuestra hija tenía una particularidad llamada Altas Capacidades Intelectuales, ACI para los amigos.

Que nadie se alarme, es algo crónico pero no es mortal. De hecho, los niños ACI son perfectamente capaces de llevar una vida normal y a pesar de todo lo que hayan visto por la tele, los síntomas no se notan a primera vista.

Se calcula que un 2% de la población tiene esta característica, así que muy probablemente conozca usted a varios adultos y niños que la comparten, aunque es un tema bastante tabú.

Entonces si lo es, ¿qué hago yo aquí hablando abiertamente de esto? Pues seguramente la psicóloga que valoró a mi hija y que me aconsejó muy seria que no lo contase, pensaría que soy una insensata, pero como desde el primer día decidí que no tenía por qué mentir cuando alguien me preguntase por qué mi hija llevaba deberes distintos al resto de los niños de la clase, voy a hacer lo que llevo haciendo seis años, contribuir a desmitificar el tema de las altas capacidades para que la próxima vez que alguno de ustedes vea a un niño de tres años que lee de carrerilla o pregunta cosas impropias de su edad, en lugar de pensar que el niño es un monstruito, piensen que es un crío de tres años que simplemente tiene un cerebro que trabaja más rápido que el del resto de niños de su edad.

Sí, ese es todo el misterio de las altas capacidades. El cerebro de nuestros hijos tiene la particularidad de que funciona más rápido y calcula más variables que el de una persona media por lo que son capaces de sacar las mismas conclusiones que sacaría cualquiera, pero con muchos menos datos y en menos tiempo.

No se visten con traje y corbata ni llevan monóculo, y por supuesto, no sueltan una tesis doctoral en cuanto abren la boca. Eso solo pasa en las películas y el cine es ficción.

Son curiosos, preguntones casi hasta la impertinencia y desde muy pequeños se plantean cosas que a otros niños no se les pasan por la cabeza hasta más tarde. Pero ya está, por lo demás, son tan normales como el resto de niños.

Nuestros hijos son como cualquier otro niño pero aprenden más rápido y si persisten los mitos acerca de este tema, es porque a pesar del esfuerzo que se ha hecho desde las asociaciones por visibilizarlos, queda mucho trabajo por hacer.

Son los grandes damnificados de un sistema escolar que no está pensado para “desviaciones estadísticas” pero que sí prevé ayudas para las “desviaciones” que no llegan al mínimo. Mientras casi nadie discute la necesidad de apoyar al alumno que tiene problemas de aprendizaje, conseguir que uno de nuestros hijos obtenga la adaptación curricular que por ley deberían tener es, prácticamente, misión imposible.

La sensación cuando tienes un hijo ACI en edad escolar es la de chocar contra un muro desde el principio. Los problemas con el sistema empiezan desde Educación Infantil cuando te encuentras con que te regañan porque tu hijo entra en el colegio sabiendo leer. Continúa cuando, según van pasando cursos y los contenidos empiezan a ser más complejos, los niños preguntan más y cuestionan las explicaciones que se les dan, explicaciones pensadas para ser aceptadas y no puestas en tela de juicio. Empiezan los problemas con profesores que definen a tu hijo como “desafiante” porque en una clase de matemáticas ha osado discutirle que la solución más fácil al problema sea la que el profesor ha planteado y un sinfín de piedras en el camino que en el mejor de los casos se resuelven con buena voluntad, y en el peor se convierten en una auténtica tortura para el niño condenado a estar en el sistema hasta casi la edad adulta.

Normalmente, se define a estos niños como poco empáticos y torpes socialmente cuando en realidad no son así. Son dolorosamente empáticos y sensibles, lo que les lleva a tener un sentido de la justicia muy acusado que hace que reaccionen exageradamente ante cosas que otros niños ni siquiera reaccionarían. También es un mito lo de la torpeza social. Las principales dificultades que tienen los niños ACI para relacionarse con los niños de su edad se dan en los primeros años, cuando no tienen la libertad de movimientos que tienen en la adolescencia y tienen que escoger a sus amigos entre sus compañeros de clase o los sitios a donde van con sus padres. En esos años, los conflictos surgen porque las relaciones sociales están más basadas en el juego que en los intereses comunes. Es la típica etapa del marginado porque no le gusta jugar al fútbol o de la niña sin casi amigas porque ya no le interesan las muñecas como a las niñas de su edad, y aunque los conflictos en la escuela a veces llegan a enquistarse y provocar graves problemas a algunos niños ACI, la mayoría logran superar esta etapa amoldándose a los demás hasta llegar a la adolescencia, que es cuando las amistades se forjan más por las aficiones comunes. De hecho, una característica bastante común en estos niños es que son líderes naturales y algunos, sobre todo cuando son pequeños, tienen un don innato para la manipulación.

Aun con todas las cosas negativas y dificultades que acarrea tener una inteligencia distinta, cuando hablo de cómo vivieron su infancia adultos ACI y la comparo con la que está teniendo mi hija y otros muchos chavales así que conozco, noto lo que se ha avanzado en este tema y lo mucho que ha contribuido a facilitarles la vida a nuestros hijos que se reconozca que existen y que desde las asociaciones principalmente, se esfuercen por seguir acercando la realidad de estos niños al resto de la sociedad.

Queda mucho camino por andar, muchísimo, pero los padres tenemos la responsabilidad de seguir luchando por hacer que nuestros hijos dejen de ser considerados una excepción y sean considerados como lo que son, chicos y chicas normales con una particularidad que entre todos deberíamos mimar y fomentar porque pueden contribuir muy valiosamente a que nuestro futuro sea mejor. En una época en que se habla mucho de la fuga de talentos, debemos hablar también alto y claro de los talentos ignorados que languidecen de aburrimiento en nuestras aulas. Para atender adecuadamente a estos chicos ni siquiera se necesitan medios económicos, simplemente darles un poco de libertad dentro del aula y dejar que exploren y experimenten, permitir que teoricen y cuestionen todo para sacar conclusiones. Y por favor, cuando vean a alguno de estos niños “raros” que hablan de cosas que no son normales para su edad aunque no levantan dos palmos del suelo, no olvide que es un niño y que no se merece ser rechazado y estigmatizado por una particularidad que él no ha elegido tener.

Link: ¿Qué hacer para obtener ayuda?

12 responses on “Sacando del armario las altas capacidades intelectuales

  1. Adriana

    Me he sentido muy identificada con tu post, específicamente enlo que habla de quienes considera que tu hija es un poco impertinente porque hace preguntas no propias de un niño o porque te rebaten una decisión ya que no aceptan un “porque yo lo digo”. Animo!

  2. Susana Diaz

    Enhorabuena. Has descrito con total claridad la realidad de nuestros niñ@s, decirte que me ha encantado es quedarse corta. Ha sido un placer leerte Susana.

  3. Marlene

    Hola Susana,

    Me ha encantado leerte. Nosotros fuimos informados en Diciembre pasado por la psicóloga del colegio de que nuestro hijo de siete años tiene ACI…. Nosotros ya sospechabamos que el niño era más “listo” de lo normal, sobre todo comparándolo co su hermana meliza…( sabemos que las comparaciones son odiosas pero era nuestra referencia ). El año pasado en 1º EPO , la profesora nos dijo que sería conveniente llevar al niño al pediatra porque sospechaba de que tenía “deficit de atención” o “problemas de oido” .
    La pediatra nos pasó un test para cumplimentar los padres y la profesora. En principio salió negativo y nos pidió que lo viese la psicologa del colegio para apoyar esos tests. A los 10-11 meses ( si,es todo muy lento ) fue cuando nos informó que no encontraba que el niño tuviese ningún deficit de atención…más bien le había llamado mucho la atención que en los tests le había salido muy alto en “ACI”… y que el niño se aburria en clase y por eso su “deficit de atención”.
    No es un niño hiperactivo ni nada de eso, lo que pasa es que se concentra de tal forma en lo que está haciendo ( leer, dibujar, pensar…) que no te escucha..( a menos que le interese el tema ). Es un niño de pocos amigos…cómo dices tú “no juega al futbol con otros niños y sus juegos les parece muy tontos”, no colabora en los trabajos de grupo en clase, lo hace rápido y sólo, pasando del grupo… por lo que la profesora ve un problema para su futuro… saca de momento muy buenas notas, sobresalientes y notables ( por despiste )…. pero nos dicen que este tipo de niños pueden fracasar en sus estudios por “aburrimiento”.
    También veo indentificado con lo que dices de ” Son dolorosamente empáticos y sensibles, lo que les lleva a tener un sentido de la justicia muy acusado que hace que reaccionen exageradamente ante cosas que otros niños ni siquiera reaccionarían”….ES TOTALMENTE CIERTO!
    Y aunque estamos orgullos hasta la médula de nuestro hijo, nos sentimos muy perdidos pues no sabemos cómo tratarlo ni qué hacer para ayudarle…ni si lo estamos haciendo bien… Tampoco sabemos hasta qué punto es inteligente pues cuando busco en internet sólo encuentro temas sobre coeficiente intelectual y nosotros no sabemos ni que coeficiente tiene. Sólo sabemos que es “algo especial”…

    1. Susana

      Hola Marlene:
      Eso que cuentas de que se abstrae cuando le gusta algo y que no coopera con los otros niños me suena de algo jajaja. Todavía es pequeño y los trabajos colectivos que hacen en el cole siguen siendo cosas que no les motivan porque ya se las saben así que yo tampoco me preocuparía mucho. Cuando vayan pasando cursos y las cosas que estudian le motiven más ya verás como coopera con los otros. También a veces el que no cooperen es culpa del profesor que tampoco sabe motivarlos pero se le pasará, no te preocupes.
      Tampoco te estreses por cómo tratarlo. ¿Cómo tratas a su hermana? Supongo que tratarás de satisfacer sus necesidades, ¿no? Pues igual con él. Si te pide cosas para leer pues se las das, si te hace preguntas le respondes y si no sabes responderle en el momento le dices que vas a informarte y que ya le contestarás o que podéis buscarlo juntos.
      La única diferencia es que él preguntará más, pues nada, respondes más. En serio, no te compliques la vida ni pienses que no lo estás haciendo bien. No se trata de que porque el niño sea así tenga que salir músico, pintor, genio de las matemáticas o lo que sea, él va a ser él mismo y es ahí donde tienes que estar apoyándole. No hace falta que intentes apuntarle a pintura o a lo que sea porque el niño tenga capacidad para hacerlo, deja que sea él el que pida y si no pide nada, pues no hagas nada. Intentar sobreestimular a cualquier niño es contraproducente y los nuestros tienen una tendencia a no tolerar la frustración a esas edades bastante mayor que la de otros niños así que déjale a su aire.
      Lo del CI yo particularmente considero que no tiene ninguna importancia. Es un número, y tampoco determina ni lo inteligente que es ni lo que puede llegar a hacer en esta vida.
      En serio, relájate y disfruta del día a día con él… Como dije ayer, normalidad, las cosas saldrán solas.
      Un saludo.

      1. Marlene

        Muchas gracias Susana por tu rápida respuesta!
        Me hace sentir bien los consejos de alguien cómo tú que entiendes de qué hablo.
        Es exactamente como lo tratamos, responder en lo posible a sus preguntas e inquietudes..
        En cuanto a apuntarle a ciertas actividades que le gustan, ( como teatro en el cole o pintura ) nos encantaría poder hacerlo pero ahora mismo nuestro nivel económico no nos lo permite asi que a lo máximo una vez por semana a Ajedrez. También le encanta ir a la biblioteca. Y lo que odia es que le faltan horas al dia para poder dibujar sus invenciones/comics/historietas.. por lo que cuando decimos de ir al parque, playa, pasear ( a su hermana le encanta ir como a todos los niños de su edad ) es una auténtica tortura para él…y totalmente cierto la frustración que tiene cuando no le dejamos ir a su aire. ..es exajerado. Es increible como veo descrito a mi hijo en todo lo que dices…
        Muchas gracias por tus consejos.

        1. Susana

          A ver, ponte en situación, si a ti te dicen que tienes que ir a un sitio que te aburre y no te dicen más, mucho entusiasmo no vas a tener. Yo lo que hacía con mi hija era decirle que teníamos que ir a donde fuera porque yo también quería divertirme pero que íbamos a estar hasta la hora x y que luego a ella le daba tiempo a dibujar o lo que fuera que quisiera hacer. Si estableces un plazo posiblemente se lo tome de otra manera, e incluso es posible que esté más receptivo a la hora de participar en lo que sea que vayáis a hacer que no le entusiasme. Eso sí, si le dices que volvéis a las 7 volvéis a las 7, no valen las trampas al principio. Cuando él vea que cumplís y se relaje y disfrute de estar en la playa, cuando se acerque la hora de irse le podéis preguntar si quiere quedarse otro rato y dejar que decida si ya ha tenido bastante.
          Lo de las actividades si él las demanda y no se puede se pueden buscar alternativas. A lo mejor apuntarle a teatro no se puede pero se puede hacer teatro en casa de vez en cuando. Apuntarle a pintura no pero a lo mejor sí llevarle a un museo con un cuaderno y unos lápices de colores y dejarle que elija un cuadro y se ponga a copiarlo allí mismo tirado en el suelo. El caso es satisfacer esa necesidad de la mejor manera que se pueda.
          Un saludo.

  4. Beatriz

    Buenos días,
    Primero felicitarte, me he sentido identificada y no tan sola….
    Segundo comentar que nosotros acabamos de descubrirlo y nos sentimos aliviados, con fuerza y con muchas ganas de afrontar esta situación y que nuestra hija sea feliz. Hemos estado unos años, sobre todo el curso pasado, sufriendo, pidiendo a gritos ayuda porque sabíamos que algo no funcionaba bien. Hemos tardado más de un año en que la orientadora del colegio valore a nuestra hija, debido a que su profesora consideraba que nuestra hija no daba problemas en clase, era mediocre en notas y no quería estudiar y se enfrentaba con nosotros por los celos con su hermana (en algún momento esta profesora debió realizar la carrera de psicología y nadie se enteró). Su método era encerrar a la niña en la habitación durante una hora sola para que realizara los deberes, lógicamente no solo no funcionó, sino que nos creó una situación familiar de tensión insoportable. Detectamos que nuestra hija se negaba a leer porque confundía muchas letras, ahora sabemos que es dislalia. Desde ese momento la profesora no quiso recibirnos más, y la directora del centro nos díó unas fichas para hacer en casa… lo cual tampoco funcionó. Ibamos camino del fracaso escolar, la niña conocía su dificultades mucho antes que nosotros y rechazaba el estudio sobre todo cuando la bajaban las notas por su confusión de letras. Al comenzar este curso decidimos llevarla a un centro privado de logopedas para valorar la situación y cual fue nuestra sorpresa cuando nos encontramos con un diagnostico tan complicado… Dislalia, lateralidad cruzada, una disfunción del sistema vestibular y altas capacidades. Sin llevar este informe al colegio, solicité por escrito una cita con la orientadora, alegando que el pedriata me pedía un informe. Lo logré, el informe habla solo de de la dislalia, pero teniendo ya a la orientadora de nuestra parte, la presentaré el informe de AC. Esperamos que el colegio actúe como corresponde, aunque la profesora sigue sin apoyarnos (y eso, sin saber lo de las altas capacidades…). La próxima semana tenemos una reunión y expondremos todo lo que hoy sabemos.
    Lo que estoy buscando es una asociación en Cantabria que nos pueda dar apoyo y acompañar en este proceso, pero creo que no hay. Así que agradezco todo lo que puedo aprender por interner.
    Se que con la ayuda del colegio, nuestra vida cambiará y voy a luchar por que mi hija tenga lo que necesite.
    Gracias por compartir vuestras situaciones, son de gran ayuda.

  5. ´mayra leticia torres caballero

    me gusto mucho su comentario me acaban de diasnoticar a mi hijo con actitudes sobresalientes y me siento muy perturbada porque no se nada del tema ni que tengo que hacer

    }

  6. ´mayra leticia torres caballero

    me gusto mucho su comentario me acaban de diasnoticar a mi hijo con actitudes sobresalientes y me siento muy perturbada porque no se nada del tema ni que tengo que hacer

    }

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current ye@r *